Yoga en la escuela

En la actualidad, la agitación y las prisas se han convertido en nuestra forma de funcionar, todo se mueve con un ritmo frenético, especialmente en las ciudades. El yoga en clase permite restablecer el equilibrio introduciendo una dimensión olvidada: la de la vida interior, del silencio y el autoconocimiento. ¿Nos acompañas en esta aventura?
Yoga | Tiching
¡Namaste! El yoga es una disciplina física y mental, que nos ayuda a buscar la armonía y la consonancia de forma integral. Es un tipo de meditación en el que las diferentes posturas físicas y la concentración juegan un papel central, que va ligado estrechamente con técnicas de relajación y del control de la respiración.
Los beneficios de que los más pequeños practiquen yoga son numerosos, tanto a nivel físico como mental y espiritual. Por un lado, desarrollan el equilibrio, trabajan la coordinación, perfecciona la capacidad sensorial, etc. Pero, sin duda, uno de los aspectos más apasionantes de esta disciplina es las consecuencias que tiene en el carácter y la personalidad del niño: canaliza el estrés, mejora la concentración y la imaginación, disminuye la agresividad, promueve un buen nivel de autoestima… Todo ello mientras le permite tener un espacio de autoconocimiento en el que crecer y desarrollarse plenamente como individuo. ¿Por qué no entonces introducir el yoga en el aula?
Algunos recursos que no te puedes perder
Otra buena fuente de inspiración puede ser conocer la experiencia de proyectos relacionados que se están llevando a cabo en otros centros educativos, como es el caso de la escuela pública Sant Josep en Sant Vicenç dels Horts, en Barcelona. También puedes echar un vistazo a cómo gestionan las clases de yoga en el IES Montes Orientales en Iznalloz (España).

Fuente: http://blog.tiching.com/yoga-en-la-escuela/  

Talleres de orientación

Artículo con talleres interesantes de la agencia de educación chilena:
Sostenedores, equipos directivos, profesores y estudiantes: los invitamos a usar y compartir los talleres que ponemos a su disposición para orientar el trabajo en las escuelas, promoviendo la reflexión y el desarrollo de habilidades integrales para la mejora continua...

Crianza e igualdad de oportunidades

Interesantísimo artículo sobre la importancia de la participación de la familia en las actividades educativas y de desarrollo de sus hijos; de aquí podemos deducir la importancia del de la escuela como agente compensador de diferencias socioeconómicas, de las que dependen algunas de las actividades a las que sin cierto nivel económico no es posible acceder:


Recomiendo que leáis "El quimicefa de la crianza y la igualdad de oportunidades" de Leire Salazar del que extraigo algunos fragmentos:

"El mensaje parece haber calado. Muchos padres y madres se han convertido en “científicos” expertos en educación y crianza: han leído sobre los beneficios de la estimulación temprana y de la lectura en voz alta a los niños, sobre los pros y contras de la crianza con apego y la lactancia, conocen la importancia de exponer a los niños a una segunda lengua en los primeros años de vida, los peligros de las grasas trans… "

"Los padres y madres con más formación y/o una posición socioeconómica más acomodada leen con más frecuencia a sus hijos, utilizan un lenguaje más variado y sofisticado y ofrecen juegos con más contenido pedagógico. Se sabe también que inscriben a sus hijos  en mayor medida en escuelas infantiles y pasan más horas a lo largo de la infancia  cuidando de ellos. Recientemente se ha documentado asimismo una importante y creciente brecha en la participación en actividades extraescolares, clases de refuerzo y campamentos de verano."


"Sabemos por  la investigación empírica que, incluso desde el momento de acceder a la educación primaria, los niños que proceden de familias con más recursos (educativos o materiales) obtienen puntuaciones mejores en habilidades cognitivas (como prelectura y precálculo), no cognitivas (desarrollo socioemocional) y tienen un mejor estado de salud. Estos hallazgos sugieren que gran parte de las diferencias en el rendimiento educativo que se manifestarán con posterioridad en realidad se generan fuera del ámbito escolar, más concretamente en las familias"

Artículo de eldiario.es visto en https://www.facebook.com/cpalpartir 


Los Resultados Importan… ¿Qué Resultados?




Muchos hablamos de dar la palabra a los niños o a los jóvenes en las clases. De que el aprendizaje sea lento y significativo. De que el profesor escuche más que hable, o al menos, tanto. De que los proyectos sean motivadores.

LOS-RESULTADOS-IMPORTAN-INED21

Pero, al final, siempre alguien replica ¿y los resultados? Y no podemos obviarlo porque, simple y llanamente, tiene razón.

Nadie ha dicho que los reformadores o disruptores no piensen en los resultados, pero la duda o el temor son legítimos.

Como siempre el diablo se oculta en los detalles. Posiblemente a muchos se nos habrá pasado inadvertido el sintagma “los resultados”, como si hubiera un consenso universal sobre lo que es un resultado o “el resultado” de la educación fuera algo unívoco.

El doctor Joan Santacana, profesor de pedagogía de las ciencias sociales a alumnos de magisterio, explicaba recientemente en un seminario pedagógico que a alumnos muy brillantes (por sus notas) se les había pasado por alto una trampa en que él les había hecho caer. Se trataba simplemente de que había cogido un fragmento de Mein Kampf de Adolf Hitler, sobre la educación de los jóvenes, había sustituido “Alemania” por “nuestro país”, y se lo había puesto para comentar. Excepto tres de esos brillantísimos alumnos, el resto estuvieron muy de acuerdo con el texto. Después Santacana procedió a la típica crítica a la falta de espíritu crítico en nuestros alumnos “aventajados en resultados”. ¿Qué puede entenderse por “resultados”? Cosas que se puedan medir. Cuando lo más importante es dificilísimo de medir y poner por escrito en un informe de evaluación.



Mientras el mundo se comporte como se comporta primando el tener al ser, los resultados medibles serán importantes. No podemos ser como el anticapitalista que cree que con su solo ejemplo conducirá al mundo a superar el capitalismo aunque no sepa explicar en qué consiste eso.

Hasta ahora sólo tenemos experiencia completa de lo que pasa con la educación transmisora y basada en exámenes de conocimientos. Es cuestión de saber hasta qué punto estamos desencantados de ella. Es evidente que no promueve especialmente la empatía. Y la empatía es muy difícil de detectar en un examen al uso.

¿Qué resultados pretendemos de nuestros alumnos en cada nivel? ¿Qué aspecto tienen? ¿Cómo se observan? ¿Cómo se consignan y valoran? ¿A quién van destinados? En los relevos que supone cada cambio de etapa, los nuevos maestros ejercen de juez, pero nada es definitivo hasta que se llega al final natural, las escuelas profesionales, la universidad y, en último término, la empresa que es el juez supremo. ¿Debe serlo?

Lo más importante es dificilísimo de medir y poner por escrito en un
informe de evaluación

Creo que es indiscutible que sí, en parte. El mundo debe funcionar. El dolor debe ser aliviado y la enfermedad curada. Los edificios deben ser agradablemente habitables y no caerse. Los servicios deben funcionar con presteza y a satisfacción del atendido. Las piezas deben estar bien calibradas y cumplir su función. Los niños deben ser educados con amor y visión del mundo. Etcétera.

Pero también creo que lo más importante debería empezar cuando la función está cumplida. La bondad, la belleza y la verdad se cumplen, más allá de la función, en la familia, en la ciudad, en el mundo y, por qué no, también en la empresa. Y sólo esas virtudes nos hacen humanos.

Cuando reclamamos resultados en la escuela nos limitamos a reclamar que el mundo funcione, no que sea buenobello y veraz. Y si reclamáramos también esos otros resultados deberíamos considerar la educación como una combinación ponderada de saberlibertad responsabilidad.

Los profesores deberían por tanto poder dar ejemplo de esas tres virtudes. Parece que la mayoría de los alumnos del profesor Santacana, futuros maestros, fallaron en saber y responsabilidad. Diríase que el saber que procura altas calificaciones no es lo bastante profundo como para desenmascarar el ingenio poco profundo de un personaje como Adolf Hitler.

LOS-RESULTADOS-IMPORTAN-02-INED21

Es obvio, y lo recalcan los defensores de los resultados, que los lenguajes del mundo, de la tecnología y de la ciencia deben dominarse. Los libros de texto los resumen en infinidad de epígrafes, párrafos y recuadros. A alguien podría parecerle que eso es saber. La libertad y la responsabilidad se les supone. Pero, como comentaba en un artículo anterior, todo dependerá de la peripecia vital de cada maestro y de las de sus maestros combinadas.

¿Qué saberes, qué libertades y qué responsabilidades comunicamos?
Los niños deben ser educados con amor y visión del mundo
Como siempre vamos por un terreno sin mapas. En esta película de la vida vamos cartografiando según avanzamos.

Ya saben mi punto de vista:
Expliquemos todo lo que sepamos y con toda la emoción que tengamos en forma de libros breves amables y sobre todos los temas.

Convirtamos las aulas en ‘centros de convivencia cultural (ateneos infantiles)’. Y formemos a los maestros en capacidad de direccióncuriosidad y honestidad humana. Si los niños, los maestros y los espacios se relacionan bien, cosecharemos saberlibertad y responsabilidad. Mucha más que ahora. Y las universidades y las empresas no se quejarán.