¿Dónde estás hoy como docente? ¿Te has dado permiso para lanzarte a la aventura de innovar? ¿Cuántas veces el miedo a equivocarte no te ha permitido hacer aquello que podrías haber hecho? ¿Cómo son los mensajes que envías o te envías cuando se propone una experiencia innovadora en el centro?

Lo que creemos acerca de la educación y de nuestra labor como docentes, normalmente nos surge de la experiencia adquirida en nuestra vida profesional, pero también lo que elegimos creer sobre las nuevas prácticas docentes puede estar determinado por la influencia que hayamos recibido de un modelo cercano.

Estas creencias hacen que actuemos de un modo concreto. Cuando limitan nuestros actos o impiden el desarrollo de nuestra labor docente se llaman CREENCIAS LIMITANTES. Pueden ser de este tipo:

-Esto es mucho trabajo para nada

-No creo que las nuevas metodologías ayuden

-Llevo haciéndolo así toda la vida, no sé porque tengo que cambiar

-El sistema educativo en España es lo que no funciona

cambia
Nada cambia si no cambias nada

Identificar las creencias que nos están frenando, reconocerlas en nosotros es la llave para poder gestionarlas, cambiarlas, en definitiva romper los muros que nos separan para lanzarnos y emprender con nuevas metodologías en el aula y probar nuevas experiencias innovadoras para nuestros alumnos. Puedes empezar por algunos pequeños pasos:

-Toma conciencia de esas creencias que te pueden estar frenando como educador del S.XXI. Intenta cambiarlas saliendo de tu zona de confort, emprendiendo diferentes acciones.

-Acompáñate de compañeros que ya se hayan iniciado en nuevos proyectos.

-Transforma esas creencias limitantes en creencias poderosas que van a hacer que te acerques más a las metas que te propones, a generar cambio en tu transformación docente.

Nada cambia si no cambias nada. Rétate. Comprométete y pasa a la acción. Genera sinergias positivas, sé proactivo. Haz que la innovación educativa sea una experiencia de la cual aprender forme parte de ti y de tu centro.

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto” John Ford


Vanessa Vicente Riera

Vanessa Vicente Rivera

Coach Personal ACSTH

Maestra de Educación Primaria

www.vanessavicentecoach.blogspot.com


Visto en http://www.educaciontrespuntocero.com

El ‘Rincón de las emociones’ es un espacio en el aula en el que el niño puede vivir sus emociones sin reprimirlas y sin interrumpir la dinámica de la clase. Os damos las pautas necesarias para que os animéis a crearlo en vuestro aula y disfrutar de los resultados.

Rincón de las Emociones

El enfado y la tristeza impiden que el niño esté disponible para el aprendizaje. El cerebro da prioridad a la emoción y no puede focalizar su atención en otro asunto hasta haber resuelto ese tema. Así, por mucho que se esfuerce, el alumno tendrá serias dificultades para concentrarse llegando incluso a sentirse culpable y frustrado.

Pero la realidad es que no puede luchar contra su organismo. De ahí la importancia de crear un espacio en el que pueda atender esta urgencia. Un espacio para atravesar su emoción sin reprimirla. Un espacio en el que recuperar la tranquilidad. Un espacio en el que volver a estar disponible mientras los compañeros continúan con sus tareas sin interrupciones.

Crea tu propio Rincón de las Emociones

Para niños a partir de 6 años: no confundir con el “rincón de pensar”, pues se trata de sentir.
Búsqueda de un lugar íntimo. Elige un lugar apartado e íntimo en tu aula.
Crea conciencia de respeto. Éste es un lugar sagrado donde nadie debe ser molestado. Cualquier burla o interrupción puede estropear el proceso.
Diseña y construye una casita. Hazlo con la ayuda de tus alumnos. De madera, de cartón o de tela. También puedes delimitar una esquina con un mueble. Lo más importante es que el niño no se sienta observado.
Introduce un cojín. Para abrazar, golpear o acurrucarse. La forma de expresión de los niños puede provocar rechazo en muchos adultos, pero debemos respetarlas como son y cambiar nosotros nuestra manera de verlas en vez de intentar cambiarlos a ellos. Al ir creciendo se regula sólo si pudieron ser expresadas. Lo ideal sería que estuvieran acompañados por una persona cualificada en emociones, pero al menos este lugar supone un primer paso para no reprimir.

Pautas para actuar:

Entramos cuando nos sentimos inquietos, sin paz ; salimos cuando recuperamos la calma. Puedes ayudar al niño si lo notas alterado y él no identifica qué le pasa reflejándole gestos y comportamientos: “te noto agitado”, “tu cara ha cambiado”, “pareces triste…” A muchos niños les cuesta identificar porque ya están desconectados de sus emociones, con lo cual ármate de paciencia e insiste en reflejar con cariño. El ejemplo de otros compañeros más conectados puede servirles de gran ayuda.
Identificación de la emoción: antes de entrar, el niño ha de identificar la emoción y situarla en su cuerpo: dónde la siente en su cuerpo y cómo la siente. Por ejemplo; si siente un dolor en el pecho, o un calor en el estómago… ¿Qué es ese dolor?, ¿Estoy triste?…
Observación de la emoción: sensaciones físicas y pensamientos, de qué tengo ganas en estos momentos: gritar, llorar, abrazar…
Identificación del conflicto: Ponemos palabras a todas esas sensaciones y pensamientos: “Estoy enfadado por que mi mamá olvidó meter mi bocadillo en la mochila…”
Expresión y búsqueda de soluciones: comparto con el profesor o con el grupo.
Busco mi parte de responsabilidad en el problema: ¿Qué puedo hacer yo para calmar mi enfado?
Expreso: “Por favor mamá, no olvides meterme hoy el bocadillo, pues ayer me puse muy triste y enfadado, cuando lo olvidaste”, por ejemplo.
Haydée Mesa, licenciada en Arte Dramático y especialista en Técnicas Gestálticas, con experiencia como actriz profesional y pedagoga teatral, conjuga estas disciplinas para profundizar en el conocimiento emocional.

Visto en http://www.educaciontrespuntocero.com/
Se busca talento joven, talento directivo, talento científico, talento deportivo… Se busca talento para un mundo cambiante. Y, de momento, existen serios problemas para encontrarlo.

TALENTO-01-INED21

Diversos estudios internacionales coinciden en señalar la escasez de talento. La falta de talento será el principal reto en la gestión de recursos humanos en todo el mundo en los próximos años. Así lo señalan estudios como los realizados por Boston Consulting Group, o la propia “Encuesta de escasez de talento” que publica Manpower Group.
Realmente parece extraño, a priori, que en una sociedad con las tasas de desempleo actuales puedan existir dificultades para cubrir puestos de trabajo. Pero, el origen del problema es claro: la escasez de talento. Debemos, pues, ser conscientes de la necesidad de desarrollar el talento. Pero, ¿cómo encontramos el talento?

V CLAVES PARA ENCONTRAR TALENTO

TALENTO-02-INED21

I
DÓNDE BUSCAR
Utiliza en la vida los talentos que poseas:
el bosque estaría muy silencioso
si solo cantasen los pájaros que mejor cantan.
Henry Van Dyke
Para encontrar talento, es necesario saber mirar y saber escuchar. Para encontrar talento en una persona, es necesario buscar cosas que se le den bien, y estas cosas pueden estar en cualquier ámbito, no podemos buscar simplemente entre el contenido académico.
Existe talento más allá del talento matemático, del talento científico o del talento musical. No podemos buscar solo determinados talentos. El talento puede estar en muchas áreas de la vida, es necesario mantener una mentalidad abierta para encontrarlo.


I I
TALENTO COMO FACTOR GENÉTICO
Una parte del talento proviene de la herencia genética. Eso es algo que no podemos negar[…].


I II
TALENTO COMO FACTOR AMBIENTAL
También el talento se desarrolla como consecuencia del entorno en el que se desenvuelve una persona. El factor ambiental puede ayudar de forma muy significativa, ya que sabemos que el entorno familiar, escolar y social de una persona influye en su desarrollo.
El entorno es determinante para las personas. Lo he comentado en otras ocasiones, como en el artículo “Las emociones si importan”, al comentar cómo el cariño influye positivamente en el desarrollo del hipocampo o cómo la familia influye en el lenguaje que va a utilizar una persona. Para conseguir que un niño crezca, en toda la dimensión de la palabra, no basta con la adquisición de conocimientos. Generar un clima emocional positivo también va a influir en su desarrollo.


IV
LA REGLA DE LAS 10.000 HORAS
Hay un genio latente en todos y cada uno de nosotros.
El asunto es si queremos pagar el precio para liberarlo
Juan Carlos Cubeiro
Sin contradecir lo expuesto hasta aquí, nos queda un aspecto esencial: para desarrollar el talento es necesario invertir un esfuerzo importante en la denominada “práctica deliberada”
[…]


V
LA MIELINA

El talento solo tiene sentido
si hay motivación para seguir aprendiendo
Juan Carlos Cubeiro
Y la quinta clave del talento está en la mielina.
¿Qué es la mielina? Una capa aislante que envuelve a las fibras nerviosas y aumenta la fuerza, la velocidad y la precisión de la sinapsis (conexión neuronal).
Dan Coyle, en su libro “Las claves del talento”, explica que la clave neurológica para desarrollar el talento está en la mielina. Cuanto más entrena una persona, más se “mieliniza” el circuito neuronal.
La mejor manera de construir un buen circuito es activarlo, prestar atención a los errores y luego activarlo de nuevo una y otra vez. El esfuerzo no es una opción, es una exigencia biológica”.
El estudio de Dan Coyle nos demuestra desde el punto de vista neurológico que el talento es cuestión de desarrollo. Siempre sobre la base de cada persona, es cuestión de perseverancia y de tener buenos entrenadores.
El esfuerzo NO es una opción,
es una ex igencia biológ ica
En definitiva, para encontrar ese talento tan buscado:
Hay que saber mirar bien para descubrirlo.
Reconocer el componente genético como una parte del talento.
Valorar el componente cultural y de entorno como generador de talento.
Aplicar la regla de las 10.000 horas.
Recubrir de mielina el circuito neuronal, algo que solo se consigue con trabajo.
Todo lo valioso es difícil de conseguir, y está claro que el talento es un bien muy preciado. Para conseguir que el talento aflore, es necesario el trabajo consciente y perseverante. Cuando vemos a una persona con talento, es fácil pensar en el componente genético, o en el componente de su entorno, pero esos dos componentes por si solos no son suficientes. Es una decisión personal de cada uno desarrollar el talento o despreciarlo.
“Muchos creen que tener talento es cuestión de suerte,
nadie que la suerte pueda ser cuestión de talento”
Jacinto Benavente

Visto en http://ined21.com/se-busca-talento-5-claves-para-encontrarlo/


La realidad mata es este vídeo de la conferencia de Pablo Albo (gracias, Jorge). No os lo perdáis, es impagable. La ficción alimenta, la verdadera literatura infantil no es para niños y sí, la realidad mata.


Visto en http://elblogdemiguelcalvillo.blogspot.com.es/2015/11/la-literatura-infantil-no-es-para-ninos.html